Depresión tras ruptura de pareja, ¿cómo superarlo?

La ruptura de una relación amorosa puede equivaler emocionalmente, a la muerte de unser querido, y por lo tanto, sentirse una profunda tristeza que pueda desembocar en una depresión. Vamos a explicar aquí algunos puntos clave para superar este trance vital.

Qué es depresión por amor

El romanticismo, desde el siglo XVIII, ha colmado obras literarias y grandes tópicos del amor romántico hasta nuestros días, pasando por contemporáneas obras del cine y series. En la práctica, acaban siendo nuestros referentes en lo que al amor y relaciones se refiere pero… ¿existe realmente la depresión “por amor”? No. 

Lo que explicamos desde la psicología, es que (siguiendo el modelo de la depresión que venimos explicando aquí en otros artículos), la persona experimenta un evento vital estresante (en este caso la ruptura de pareja, con la pérdida de alicientes que tiene asociado) que evoca emociones desagradables como tristeza, malestar, angustia, soledad, abandono etc., y sus intentos de lidiar con estas emociones (como dejar de salir, aislarse, dejar de ver a sus amigos, darse de baja del trabajo, dejar de asearse…) estarían perpetuando más en el tiempo a largo plazo, estas emociones desagradables. A su vez, la pérdida de otros alicientes de la propia vida (como llamar a los amigos) propicia  mayor sufrimiento, lo que mete a la persona en un circulo vicioso de tristeza y evitación vital. 

¿Cómo se rompe este círculo vicioso depresivo?

Lo cierto es que dependerá de cada situación personal, tipo de ruptura, formas de afrontamiento de cada persona, redes de apoyo social percibida, trabajo más o menos beneficioso para la persona, el grado de deterioro experimentado… Cada persona habrá de trabajar un plan de acción diferente. Pero como has venido a por algunas soluciones, te daré algunas opciones que a lo mejor puedan ser útiles para ti si experimentas una depresión por ruptura:

1. Preguntas reflexivas:

  • ¿Qué beneficios he perdido con esta ruptura? ¿Por qué me duelen tanto? ¿Habrá otras opciones para recuperar esos beneficios en el futuro?
  • ¿Qué perdidas (salud, psicológicas…) me estaba costando esta relación? ¿Es posible que haya salido ganando a largo plazo? 
  • ¿Qué aprendizajes extraigo de esta experiencia? ¿De qué puedo sentirme agradecido/a?
  • ¿Qué otras cosas valiosas tengo en mi vida? 

2. Contacto 0

La solución del contacto 0 no es café para todos, pero puede ser muy efectiva en procesos de ruptura, pues nos previene de recaídas innecesarias, mayores dolores a largo plazo o quedarnos demasiado tiempo anclados en la pérdida, los recuerdos o la intermitencia de la relación si es el caso. Si ya está todo hablado y decidido, es mejor no mirar atrás demasiado tiempo. Si mantenemos cierto contacto podría impedirnos avanzar o tardar el triple en hacerlo. En muchos casos, a corto plazo es demasiado doloroso cortar todo contacto, pero a largo plazo puede ser mucho más efectivo y protector para ti y tu paz.

3. Permitirte sentir lo que necesites

Al igual que cuando una persona pierde un ser querido, es posible que nuestro malestar opaque demasiado espacio en nuestra vida y nos sintamos lentos, olvidadizos, pesados, abatidos. Es normal, la tristeza ejerce un efecto depresor en el organismo. Por tanto, es necesario que te permitas sentir las emociones que te toquen sentir en esta etapa, sin bloquearlas pero sabiendo escoger los momentos para hacerlo, ya que la regulación emocional incluso en momentos de pérdida es importante. Date el tiempo que necesites para sentir, sin prisas de “ya debería haberme olvidado”. Cada situación es diferente.

4. Llegar hasta donde puedas

No te exijas un volumen de trabajo y exigencias demasiado elevado; llega hasta donde puedas con lo que tengas en la medida que te sea posible. Esto aplica en tu vida profesional dentro de los márgenes que puedas, pero especialmente, para lo que te pides llegar en el día a día. Si te encuentras especialmente triste o ansioso/a, afloja tres puntos de lo habitual, que ya habrá tiempo de volver a subir o incluso, dejarlo así y vivir con más holgura. 

5.  Priorizar descanso y autocuidado

Hay personas que confrontan su duelo saliendo de fiesta, otras encerrándose en casa; otra alterna, y otra sigue la vida “como si nada hubiera pasado”. Cada persona tiene su propia forma de descansar y cuidarse, así que dependiendo de tu etapa, escoge aquellas actividades que te permitan sentirte mejor contigo mismo/a, priorizando tu salud y tu bienestar.

6. Apoyo en tus otras áreas de valor

Si has cuidado tus otras áreas del jardín, habrás cuidado el equilibrio de la vida de mejor forma que aquella persona que se desvivió por cuidar su relación de pareja y descuidó amistades, salud, tiempo a solas, ocio, familia, trabajo, etc. Las personas que saben equilibrar sus áreas de valor sufren también, pero tienen mayores factores de protección a la hora de afrontar las trompadas de la vida. Por tanto, te animo a que tanto si tienes pareja o no, cuides tu vida social, laboral, familiar, etc., lo que puedas, y tengas diversos punto de apoyo, no solo uno, pues si este se rompe, caemos detrás. Si igualmente lo has hecho durante la relación, solamente tendrás que acudir a esas personas y actividades que te han llenado en el pasado, y dejar que sus brazos cálidos y el bienestar poco a poco vayan acompañando tu proceso de ruptura de pareja. 

No hay ibuprofeno para evitar estos dolores de la vida, pero siempre hay bálsamos que lo ponen más fácil. ¿Sabes cuáles son los tuyos?

Si necesitas ayuda, no dudes en escribirme a hola@lauragares.com

También puedes ampliar info aquí:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba

Nuestro sitio web utiliza cookies y por lo tanto, recopila información sobre tu visita para mejorar nuestro sitio web, mostrarte contenido de redes sociales y anuncios relevantes. Consulta nuestra página [Política de Cookies] para obtener más detalles o acepta haciendo clic en el botón "Aceptar".

Configuración de Cookies

A continuación, puedes elegir qué tipo de cookies permites en este sitio web. Haz clic en el botón "Guardar configuración de cookies" para aplicar tu elección.

FuncionalNuestro sitio web utiliza cookies funcionales. Estas cookies son necesarias para que nuestro sitio web funcione.

AnalíticaNuestro sitio web utiliza cookies analíticas para que sea posible analizar nuestro sitio web y optimizarlo con el fin de a.o. la usabilidad.

Social MediaNuestro sitio web coloca cookies de redes sociales para mostrarte contenido de terceros como YouTube y Facebook. Estas cookies pueden rastrear tus datos personales.

PublicidadNuestro sitio web coloca cookies publicitarias para mostrarte anuncios de terceros basados en tus intereses. Estas cookies pueden rastrear tus datos personales.

OtroNuestro sitio web coloca cookies de terceros de otros servicios de terceros que no son analíticos, redes sociales o publicidad.